Tank – Breath Of The Pit (2013)

Tank-BreathOfThePit

¿Qué se puede decir a estas alturas sobre Tank?  Banda leyenda de la N.W.O.B.H.M. si las hay y que nos dejó enormes clásicos a principios y mediados de los 80.  Pero Tank no es una banda de fortuna.  A pesar de su innegable calidad, nunca se acercaron a obtener el reconocimiento que sin duda merecían.

Pero centrémonos en el presente.  A día de hoy existen 2 versiones de Tank.  La que nos ocupa en este review, del frontman y miembro fundador Algy Ward, y el Tank de los guitarristas Cliff Evans y Mick Tucker.  No está muy claro que pasó, pero tras “Still At War” de 2002 la banda entró en un receso bastante largo.  Algy comenzó a sufrir de problemas de salud, principalmente Tinnitus (escuchar golpes o ruidos dentro del oído que no provienen de una fuente externa) e hiperacusia (sensibilidad extrema a los ruidos fuertes), 2 condiciones que claramente son incompatibles con el estilo de vida de un músico de Heavy Metal.

Evans y Tucker reformaron Tank para tocar en festivales europeos en 2011 sin Algy, reemplazado por Doogie White.  Aparentemente los shows fueron un éxito, por lo que decidieron continuar con la banda y ya han lanzado 2 discos y hace poco un DVD grabado en vivo en Polonia.

Por su parte, Algy afirma ser el dueño de los derechos de Tank, al ser el fundador y anunció durante mucho tiempo que pronto lanzaría el próximo disco del “verdadero” Tank, que se llamaría Strumpanzer.  Tras mucho tiempo sin noticias y teniendo solo como referencia unos demos en el Myspace de Algy, en abril se anunció la pronta salida de “Breath Of The Pit”.

Como fan del viejo Tank cuesta intentar describir lo que encontramos en este disco.  No entraré en discusiones sobre quien merece tener el nombre Tank, pero si debo hacer algunos alcances que pienso son importantes.  Escuché “War Machine” en su momento y más recientemente “War Nation”.  Y si bien la calidad musical de Evans y Tucker no está en duda, no suena a Tank.  Más se parecen al Saxon de estos días.  Si a eso le sumamos que el estilo de Doogie White se asemeja más al de Dio o Biff Byford, y la producción limpia, nos quedan 2 buenos discos de Heavy Metal, pero sin la esencia del viejo Tank.  Para peor, este año reemplazaron a White en algunos shows con el antiguo vocalista de Dragonforce ZP Theart.  ¿Y la esencia del viejo Tank?  Bien, gracias.

Entonces veamos qué pasa con este Tank, ¿Puede aún el viejo y achacoso Algy Ward hacer Heavy Metal?  La respuesta es sí, pero el resultado si bien no es horrible, dista de ser perfecto.

Lo primero que se puede notar es que la producción es casi casera, por lo que  el sonido mantiene ese clásico toque sucio marca registrada de Ward (sus influencias Punk se hacen notar), aunque al mismo tiempo, las carencias del disco se muestran prontamente.  La batería suena bien por momentos (creo que usó una batería programada), pero en otros momentos suena horriblemente falsa.

¿Era necesario abrir el disco con un tema de 6 minutos?  No.  “Breath Of The Pit” no es un mal tema del todo, pero es demasiado largo para su propio bien, 4 minutos habrían sido más que suficientes.

“T-34” por otro lado mejora bastante, a pesar de los ripios comentados anteriormente producto de la batería, engancha inmediatamente y es lo más parecido a algo que pueda recordar al maravilloso “Filth Hounds Of Hades”.  Claramente debió ser el tema de apertura.

“Kill Or Be Killed” mantiene el mismo espíritu, un poco más melódico y menos energético que el anterior, un buen tema en general, aunque el solo de bajo a la mitad me pareció innecesario.

Y vamos con otro tema largo, “Healing The Wounds Of War”, un tema que intenta ser épico, y si bien tiene algunos momentos rescatables, no sorprende para nada, una vez más, 6 minutos que debieron ser menos.

Afortunadamente, “Stalingrad (Time Is Blood)” es mucho más dinámico y melódico, es de esos temas que con un par de escuchas se recuerdan fácilmente, y además, no sufre del mal endémico de los 6 minutos.

“Victim” por su parte me parece un tema aburrido y prescindible, muy lento, sin ningún momento interesante que valga la pena recordar, ni una letra decente que lo salve.

La intensidad vuelve en “Crawl Back Into Your Hole”, tema claramente dirigido a sus ex compañeros de banda (basta con escuchar las letras) y que sin ser especialmente sorprendente, mejora bastante respecto del tema anterior.

“Retribution” es otro tema rápido, corto y potente, aunque carece del gancho que sí tiene “T-34”, pero se enmarca perfecto en el contexto del disco y en lo que uno esperaría de Ward a estas alturas.  Con un buen coro podría haber ganado bastantes enteros.

Por alguna extraña razón el comienzo de “Conflict Primeval” me recordó a Running Wild (nada, nada, tonteras mías).  Lamentablemente fue solo un espejismo, las líneas vocales se arrastran demasiado y el tema termina siendo monótono.

Y para finalizar, Ward decidió que lo mejor era poner un tema instrumental, que más que el cierre adecuado para un disco de una leyenda del Heavy Metal parece música para los créditos de una película de artes marciales o de algún videojuego de pelea.  Para peor, terminar la canción a los 4 minutos y medio y luego poner 1 minuto de silencio para terminar con un telefonazo, no es la mejor idea del mundo.

En resumen, y considerando todos los problemas de salud de Ward, el hecho de que haya compuesto y grabado todo el disco él solo, sin siquiera utilizar músicos de sesión, hace que se valore este disco en su justa medida.  A rescatar tenemos que la actitud heredada del Punk de Algy se mantiene inquebrantable, el sonido sucio, la producción casi casera, los rifs gancheros están ahí, la garra, el espíritu del viejo Tank claramente provenía de Algy.

Pero del mismo modo se notan las deficiencias.  Un buen  baterista de sesión claramente le habría sido de utilidad, y si bien como compositor Algy se defiende bastante bien, varios temas se habrían beneficiado de los arreglos y el excelente trabajo en guitarras que siguen exhibiendo Evans y Tucker en su encarnación de Tank.

Lamentablemente, el conflicto nos priva a todos los fans de Tank de una banda que aún podría entregar música interesante.  Cada uno por su lado nos demuestra que carecen de lo que su rival tiene.  Sería ideal que limaran asperezas y reformaran la banda todos juntos, creo que perfectamente podrían componer juntos y luego utilizar otro vocalista para los shows en vivo, pero de acuerdo a las declaraciones de ambas partes veo muy difícil que algo así ocurra, sumándole que claramente Ward no es la persona más fácil para trabajar en conjunto.

Tracklist:

01. Breath Of The Pit
02. T-34
03. Kill Or Be Killed
04. Healing The Wounds Of War
05. Stalingrad (Time Is Blood)
06. Victim
07. Crawl Back Into Your Hole
08. Retribution
09. Conflict Primeval
10. Circle Of Willis

Share