Death Karma – The History Of Death And Burial Rituals Part I (2015)

DeathKarma

A menos que hayan estado viviendo debajo de una piedra durante los últimos años seguramente les es familiar el nombre de Cult Of Fire, una de las bandas de mayor renombre en la escena Black Metal actual.  Pues bien, Death Karma es el otro proyecto de Vladimir Pavelka de Cult Of Fire y este es su primer larga duración tras haber lanzado en 2013 un EP titulado “A Life Not Worth Living”.

El concepto del disco es bastante claro, 6 temas, cada uno dedicado a distintos rituales y formas de lidiar con la muerte en distintas culturas, como los sacrificios aztecas, la costumbre de colgar los ataúdes en las alturas para no molestar a los muertos en China o la manera de preservar a los muertos durante el invierno para que sean recibidos por la tierra al llegar la primavera en la República Checa entre otros.

En el ámbito musical, la principal diferencia entre ambas bandas es que Cult Of Fire se enfoca en el Black Metal, mientras que Death Karma añade elementos propios del Death Metal, logrando un sonido algo más variado, aunque no tan distante entre ambas.  Cada composición tiene sus detalles particulares que hacen que no se tornen monótonas, pero manteniendo esa atmósfera enigmática y ritualista a lo largo del disco.

“Slovakia – Journey Of The Soul” y “Czech Republic – Úmrlčí prkna” por ejemplo tienen una marcada influencia de Master’s Hammer (algo esperable en todo caso y que no molesta para nada). “Madagascar – Famadihana” es la más metalera de todas y es donde a mi gusto están los mejores riffs del disco.  “Mexico – Chichén Itzá” arranca caótica, cruda y brutal, lo que encaja perfectamente con el ritual de sacrificio que describe, y luego se vuelve mucho más pausada y solemne.  “India – Towers Of Silence” es una soberbia instrumental que perfectamente podría estar en el grandioso “Ascetic Meditation Of Death” de Cult Of Fire, mientras que la melodía inicial de “China – Hanging Coffins” es oro puro y la canción en general es bastante pegajosa.

El arte y el diseño también es un punto a destacar, ya que las ilustraciones que acompañan a cada canción logran transmitir de forma muy concisa lo que representa cada ritual.  Por supuesto que esto se debe apreciar mucho mejor en la edición en LP de Iron Bonehead que en el CD de Necroshrine Records que poseo, aunque el digipak está muy bien logrado.

En cuanto a puntos negativos solo puedo mencionar uno, la compresión del audio es bastante alta, lo que hace que todo suene prácticamente al mismo volumen y se pierdan matices y detalles que podrían aportar los distintos elementos de la grabación.  Si bien es cierto que esto no es algo nuevo y lo sufrimos en la gran mayoría de los discos que escuchamos regularmente, en ciertos momentos se hace evidente que se forma una masa de sonido y es un poco molesto, aunque siempre depende mucho del oyente.  A algunos molestará más que a otros, y algunos derechamente ni se enterarán.

Finalmente solo resta señalar que Death Karma es amor u odio.  No existen medias tintas, o lo consideras genial o pretencioso, una obra de arte o un bodrio insoportable.  Si disfrutaron de los trabajos previos de Cult Of Fire, sobre todo “Ascetic Meditation Of Death” les recomiendo ampliamente que se hagan con una copia de este disco, no lo van a lamentar.

Share